Estatuas Isla de Pascua

Descripción

La isla de Pascua, una pequeña isla de unos 170 metros cuadrados aproximadamente, en la Polinesia, en el Océano Pacífico, a unos 3760 kilómetros de la Costa de Chile. Esta isla pertenece a éste país desde 1888.

La isla fue descubierta un Domingo de Pascua en 1722, por Jacob Roggeveen, un marinero holandés, pero se dice que mucho antes era conocida por los navegantes que la asociaban a la Isla Rapa Iti, por tanto la denominaron Rapa Nui.

Las misteriosas estatuas Isla de Pascua conocidas como moai son gigantescas figuras de piedra que hacen famosa esta Isla. Los moai, son figuras de piedra de enormes dimensiones con forma humana cubiertas por algo que parece un sombrero cilíndrico. Las gigantescas cabezas sobresalen del árido suelo, tienen las orejas largas y grandes y miran al sol.

Los moais son más de 600, aunque algunos están sin terminar  y están distribuidos por toda la isla, y tallados en su mayoría en toba.

El significado de los moáis es aún incierto, y hay varias teorías en torno a estas estatuas. La más común de ellas es que las estatuas fueron talladas entre los siglos XII y XVII, como representaciones de antepasados difuntos, de manera que proyectaran su mana (poder sobrenatural) sobre sus descendientes.

En 1915 Katherine y William Scoresby realizaron por primera vez una expedición arqueológica a la isla, dando a conocer los majestuosos cuerpos de los moais, enterrados según su datación, desde hace 1500 años. No solo son cabezas, sino que tienen cuerpo completo y unas inscripciones muy extrañas.

El misterio crece, no se explica por qué los que están descubiertos carecen de inscripciones y los que están enterrados presentan inscripciones y son de mayor tamaño que los que no están enterrados. No parece tener mucho sentido enterrar los más grandes y con inscripciones que nadie leerá, y en cambio dejar al descubierto los de menor tamaño sin inscripción alguna.

La hipótesis más probable es que una ola gigante barrió la isla y su antigua civilización, que se perdió en las brumas del tiempo. Que las estatuas no fueron enterradas, pero el paso del tiempo, el escombro y el polvo borraron a esta civilización, de la cual no se sabe nada. Pero ese es el enigma, el misterio de ésta isla, la isla de Pascua.

Enlace de la imágen destacada : Ver enlace

Compartir con tus amigos