La Murcia Moderna

Los Vélez: 1Familla, 1Castillo, 1 Época

La guerra de Granada ha concluido, una nueva época se alumbra con el comienzo del siglo XVI, el hombre de la frontera va a ir perdiendo su razón de ser aunque todavía vendrán sobresaltos moriscos como la llamada guerra de las Alpujarras en 1568, o se registran ataques especialmente por mar de berberiscos y piratas.

guerra-alpujarras1

La región de Murcia se abre al Mediterraneo intensificándose las relaciones comerciales lo cual augura una nueva etapa que se concreta en varios hitos importantes entre finales del siglo XV y los primeros años de la centuria del 500 y que tiene uno de los principales protagonistas a la Familia de los Vélez.

En 1506, un año antes que la reina Juana otorgase a Don Pedro Fajardo el nombre de Marqués de los Vélez el Blanco, se había comenzado el edificio que junto a la torre de la catedral de Murcia, es el más representativo de esta nueva etapa. Este castillo( empezado en 1506 y terminado en 1515) marca la línea divisoria entre el mundo medieval que está concluyendo y el Renacimiento, que se alumbra aglutinando el pasado fronterizo, pero también la innovación Casi simultáneamente a la construcción del castillo se terminan las obras de la capilla que el adelantado Juan Chacón iniciará en la catedral de Murcia a finales de siglo XV en 1491 y que es un verdadero colofón del gótico de finales de siglo en España.

pedro-fajardo-de-zunega2

Circundando la capilla se puede leer una inscripción que reza así ”esta obra la mandó hacer el magnífico señor Don Juan Chacón , adelantado de Murcia, señor de Cartagena y acabola su hijo Don Pedro Fajardo, marqués de Vélez adelantado de Murcia año de 1507”

Nos situamos así en el tránsito que supone la época de 1491-1521. En 1488 los Reyes Católicos habían estado en Murcia. Pese a todo se conocen datos de que ya en 1519 se habían iniciado las obras, su construcción , se convertirá en el símbolo de una ciudad, incluso de una región. La arquitectura de cada época nos habla con fidelidad sugerente y cierta de cómo eran los hombres que la levantaron , de cuales eran las aspiraciones de que marcaban su vida, sus ideales. En ese tiempo de transición cuando ya el siglo XVI se inicia las gentes van abandonando sus recintos amurallados tras los que durante decenios han estado obligados a vivir por la constante lucha contra el moro. La paz de Granada ha cambiado bastantes cosas: se van ocupando tierrassurgen proyectos para poner en regadío tierras de secano o de secar zonas de aguas estancadas, pantanosas como las que rodean los lugares de Monteagudo.

Por la huerta de Murcia una nueva acequia se abre junto a las ya existentes de alquibla y aljufía, se trata de Churra la nueva. Es el tiempo de proyectos, se habla de hacer un trasvase de los ríos Casbril y Guardal al Guadalentin.

p5231409-640x640x80

La población crece, Murcia tiene mucha tierra para ocupar y recibe gentes de otros lugares, el reino casi dobla su población de unos 80000 habitantes en 1500 pasando a 130000 en el 1600, pero es un crecimiento desigual, mucho más fuerte en las ciudades rodeadas de huerta, río, regadas por las acequias del Segura que en los núcleos apartados y estrictamente de canto.

Algunas tierras dedicadas a pastos para alimentación del ganado son puestos en cultivo y el binomio agricultura- ganadería comienza a ser conflicto, especialmente en la zona de huerta y en la que en las ordenanzas municipales protegen plantas, árboles de la entrada y acceso de animales y ganados.

Y en las huertos y caminos la imagen multiplicada necesaria e inconfundible de la morera( seda), su fuerte implantación y repercusión en la actividad profesional y en la vida ecónomica de Murcia, se percibe los dos acuerdos que el ayuntamiento de Murcia adopta en 1504 y 1570. El primero es una petición a los Reyes Católicos contenida en la sesión celebrada el 17 agosto de 1504. El acuerdo de 1570 en plena guerra con los moriscos de la Alpujarra insiste en la gran cantidad de seda que se produce y en la necesidad de contar con artesanos preparados para su elaboración.

morera4

Pero la realidad económica regional es mucho más compleja y el ejemplo de Murcia es casi una excepción al menos en cuanto a la elevada producción sedera, los cereales siguen siendo fundamentales en el paisaje agrario del conjunto del reino. La necesidad de conservar y guardar grano para los períodos de escasez da lugar a la creación de depósitos que actúan a modo de reserva de granos mediante la conservación de stocks producidos en años de buenas cosechas y se encargan de las gestiones pertinentes para la importación en los momentos de necesidad. Pero el pulso y la vitalidad de la región no solo se siente y se percibe en la majestuosa arquitectura religiosa, en las fortalezas como el castillo de Vélez Blanco o el de Mula o en los edificios públicos, pósitos, carnicerías y lonjas que se van construyendo también en la realidad de cada día.

Se edifican nuevos ayuntamientos como el de Totana(desgajado ya de Aledo) y que pone en relieve el paso de valle fronterizo, militar y guerrero a valle agrícola estable y en paz, o el de Mazarrón al que Felipe II el 1 de agosto DE 1572 le otorga el título de villa.

También la sociedad es más dinámica, genoveses y moriscos son dos elementos fundamentales ,los primeros como agentes económicos que bloquean con sus productos de importación la posibilidad de impulso y renovación del artesanado local en la explotación y manufacturado de materias primas como la seda, tal y como reflejan los acuerdos del ayuntamiento murciano y los segundos , los moriscos, especialmente importantes por su conocimiento de la agricultura y el trabajo de la seda.

moriscos-pareja5

Pero la grandeza del siglo XVI encierra también sus contraindicaciones, el espíritu renacentista de carácter innovador y dialogante va a dejar paso en la segunda mitad de la centuria a la intransigencia y a la represión de unas formas de vida.

La creación de la Compañía de Jesús tras el concilio de Trento guarda relación con este espíritu, la reacción de la Inquisición es tan fuerte que afecta en los cuadros dirigentes de la sociedad y así vemos como los jurados de Murcia Pedro Fernández, Pablo de Allón y Alonso de Ceballos y el mayordomo Juan de León, el alcalde de Blanca Luis Rani y el regidor de Lorca Juan Gutierrez de Padilla, son algunos de los 70 implicados en el acto de fe celebrado en Mula en 1572 en marzo. La pureza de la sangre ha entrado de lleno del tejido social es una sociedad en la que la presencia musulmana ha sido tan extensa, son precisamente los moriscos del valle de Ricote los últimos en ser expulsados de los reinos hispánicos. Ello no significa que estuviesen integrados y practicasen las costumbres cristianas, al contrario.

En este mismo sentido se pronunciaba el informe de Juan de Pereda. A través de la ventana que nos ofrece la historia, podemos asomarnos y así contemplar algo de esa otra vida sumergida en este otro tiempo, dibujo de una nueva época llena de hechos que traspasan las barreras del pasado, hechos humanamente unidos desde la sublime arquitectura de la capilla de los Vélez en la catedral o el castillo construido por esa misma familia hasta la minuciosa labor de la seda. Desde el sereno y duro trabajo de los campos y los huertos hasta la incesante y hábil ejercicio de los comerciantes en la ciudad y de esta forma Murcia abrirá sus ojos desde otra perspectiva hacia un mundo nuevo que nace de la infatigables manos del hombre, cada rincón de la tierra de Murcia, será algo más que un objeto para contemplar y estudiar será una parte de nosotros mismos un espejo donde el murciano se proyecta a través de los caminos de su historia.

capilla-velez6

  • El Cardenal Belluga y su Tiempo

Don Luis Antonio Belluga Moncada y Torre, el cardenal Belluga nació en Motril( Granada) pero en su larga vida tuvo unos años murcianos cuando era obispo en ese palacio unos años que fueron extraordinariamente valiosos para esta tierra.

 

 

 

cardenal-belluga7

Quienes estudian su vida la dividen en tres etapas :

Primera .Desde su nacimiento 1662-1709 cuando es nombrado obispo de Cartagena

Segunda. Los 19 años que vive en Murcia al frente al frente de la Diócesis de Cartagena.

Tercera. Entre 1724-1743 que ejerce como cardenal en Roma donde fallece.

Estamos en el siglo XVIII que comienza para España con una disputa sobre el trono. Como sucesor de Carlos II fue llamado Felipe de Anjou( V) en los primeros días del siglo .Pronto surgieron las primeras declaraciones de guerra de casi toda Europa descontenta con la sucesión que apoyaba las pretensiones y derechos del arquiduque Carlos, el enfrentamiento duró más de 10 años y es conocido en la historia de España como la guerra de Sucesión que concluyó en el tratado de Utrech en el que España perdería todos sus dominios europeos incluso Menorca y Gibraltar.

El reino de Murcia pasó durante este período visicitudes notables por su estratégica situación , partidiarios los catalanes y valencianos del pretendiente Carlos, Murcia se situa nuevamente como la tierra de frontera que protegía en esta ocasión la gran parte andaluza inclinada por el Borbón Felipe V y que serviría de base de apoyo para la conquista de las tierras levantinas para estar al frente para esta franja vital de Felipe V nombró obispo de la Diócesis murciana a un hombre que ya había dado signos de fidelidad a la causa borbónica, el 1 de noviembre de 1704 recibe la noticia de su nombramiento y al siguiente año 1705 hace su entrada en Murcia el nuevo obispo Don Luis Bellega y Moncada.

(Huertas de las Bombas .Espinardo Batalla) Mucho sufrió Murcia durante los días que fue sitiada.

Huerto-de-las-Bombas.-Ano-1

Esta segunda etapa de Belluga que va de 1705- 1723 es la más interesante para la historia de Murcia, en ella Belluga ejerce como obispo de Cartagena y está presente en la totalidad de asuntos públicos, ya sean civiles o religiosos. Su actividad es de lo más variado, le vemos participando en la guerra de Sucesión, escribiendo pactores, edictos y memoriales, sus luchas siempre sirviendo a su arraigado espíritu de justicia la sostiene lo mismo con el municipio que con el cabildo y aún le queda tiempo para realizar fundaciones benéficas, colonizar miles de hectáreas y crear instituciones de previsión social. En todas las facetas muestra su gran talento,tiene un lugar destacado como teólogo, jurista, moralista, reformador de costumbres sociales, benefactor de la sociedad de su tiempo. El cardenal estaba inserto completamente en todos los problemas, asuntos y avatares de aquella Murcia que vive el primer cuarto del siglo XVIII y no solo esto sino que su influencia política y religiosa trascendía los límites de su diócesis. A partir de octubre de 1706 al frente de milicias irregulares empieza a recuperar los territorios perdidos. Antes de que finalice el año ya ha reconquistado la causa borbónica, Orihuela, Elche y Cartagena.

Con el manifiesto antirreglista 1721 se enfrían las relaciones entre Felipe V y el cardenal ya que éste le manda un escrito donde expone, a pesar de su inteligencia, con un pensamiento retrógrado los defectos por él observados: crisis económica, social y religiosa, relajación de costumbres y modas, afrancesamiento en las formas de vivir, gobierno de extranjero.. Para él la solución de los problemas tributarios y beneficios sociales, se adelanta a muchos hombres de su tiempo.

rey-felipe-v9

Las polémicas de Belluga con el poder civil no solo tienen lugar con el gobierno , se enfrentó también en algunas ocasiones con municipios del reino, con el de Murcia por ejemplo, sostuvo un vivo pleito con un asunto que hoy nos haría gracia, se trataba del lugar que tenía que ocupar en la procesión del Corpus, que estaba costeada por el ayuntamiento y si le correspondía o no ir portado en sillón con almohada, hasta el mismo rey llegó el litigio dictaminó a favor de Belluga 13 años después de iniciarse el problema pero a Belluga había dejado de afectarse este asunto era ya cardenal, pleiteó también con las órdenes militares sobre todo con la de Santiago a la que reclamaba la jurisdicción sobre las vicarías de Caravaca, Yeste, Aledo, Totana, Veas y Segura, sin embargo en esta ocasión no logró su propósito. Campañas bélicas, problemas con el poder civil, intervención en la sociedad, este es nuestro cardenal Belluga, para comprenderlo mejor hemos de tener en cuenta la enorme influencia que en la edad Moderna tenía la iglesia y sus miembros en la vida diaria del pueblo llano.

Eran otros tiempos, otros modos , otras vidas, Belluga fue un personaje enormemente crítico muy preocupado por sus coetáneos, no se contentó con ser espectador de su época, quiso dirigir, construir, sus mismas cualidades intelectuales le empujaban a ello, para él lo importante era salvar la moral de sus conciudadanos, si tenemos esto en cuenta podremos valorar mejor su conducta. El cardenal vivió desprendido de lo material, nunca tuvo fortuna por remediar el hambre no dudada en vender sus mulas, pedir prestado y sumirse él mismo en la indigencia. Son muchas las obras de asistencia a él debidos en Murcia, fundador de pías: la casa de niños expósitos, la casa de recogidas, hospicio para pobres, hospital de San Juan de Dios, también levantó hospitales en Lorca, Cartagena y Chinchilla. Fundó 33 montepíos repartidos a lo largo de las provincias de Albacete, Almería, Alicante, Murcia, de esta manera decía Belluga se socorre a los pobres y se evita usuras.

casa-expositos10

Se adelantó en 40 años al proceso repoblador y colonizador que se desarrollaría en España durante el reinado de Carlos III. Belluga lo hizo sólo, sin apoyo estatal movido únicamente por fines sociales y cristianos, da comienzo al proceso colonizador tan importante de la época al cederle la ciudad de Lorca 2000 fanegas de tierra en los cuales estableció 13 cortijos pero aún fue más importante la obra que realizó en la Vega baja del Segura, allí saneó los vastos pantanos que diezmaban con sus emanaciones pestilentes a la población, conquistó para los agricultores varias leguas de terreno fértil y creó 3 poblaciones :Dolores, San Felipe de Meri y San Fulgencio.

La personalidad de Belluga no podía ser indiferente ante el campo educativo y desarrolló también una interesante labor en este sentido, mejoró notablemente el colegio seminario de San Fulgencio lo dota de dos cátedras de derecho con lo que prácticamente convirtió el centro en una universidad menor, igualmente mandó construir escuelas primarias para niños en Murcia y Cartagena a las que podías asistir sin pagar nada y por último en su empeño en elevar el nivel cultural doctrinal del clero creó el seminario de teólogos de San Isidro.

seminarioescala11

Belluga fue fiel a su promesa dando muestras de preocupación sin límites por sus antiguos feligreses por sus obras benéficas concediendo el patronato de las pías fundaciones a su rey Felipe V. Hasta la hora de su muerte llevó en su corazón aquellas gentes huertanas a las que enseñaban la doctrina cristiana y a los que atendía a sus necesidades prodigándoles palabras animosas, cuidando al mismo tiempo de la salud, de su cuerpo y de su alma. Era el 22 de febrero cuando murió, quien iba a decir que en Roma iban a llorar aquellas gentes de Murcia.