La virgen de la Fuensanta

Descripción

Como es tradicional posterior a las Fiestas de Septiembre en Murcia, se celebra la tradicional Romería de “La Morenica” ( la Virgen de la Fuensanta)

Esta es la más tradicional y multitudinaria, congregando según las últimas estipulaciones a más de medio millón de romeros.

Un dato, ¿porqué se llama romería a éste tipo de celebraciones?, pues porque casi siempre el final del trayecto es en un lugar rústico, donde nace el romero de allí su nombre.

Fue en 1694, cuando una larga sequía que amenazaba la cosecha de la huerta, es cuando se baja a la Fuensanta por primera vez a Murcia.

En su honor se construyó una ermita, y en 1731 fue nombrada como nueva patrona, sustituyendo así a la Virgen de la Arrixaca, que era hasta entonces la patrona de la ciudad.

Esta tradicional romería se hace desde la Catedral de Murcia, hasta el Santuario de la virgen de la Fuensanta, ubicado en la pedanía de Algezares, en la Sierra de Saler.

Y es la mañana del martes, tras una misa, llevada la Virgen desde la Catedral a su Santuario. Miles de fieles se agolpan por las calles de Murcia para despedir a la patrona en su viaje de regreso.

Es en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen donde hasta entonces el cortejo que era procesional con autoridades tanto eclesiásticas, como políticas, acompañándola, se convierte en romería. Ascendiendo por la carretera de Algezares, la fervorosa muchedumbre que la portan hasta su Santuario, muchos de ellos con velones encendidos.
Los alrededores del Santuario, permanecen abiertos toda la noche del lunes al martes, y éstos se llenan de fieles que esperan toda la noche la llegada de la patrona.

Los tradicionales “viva la virgen”, con la música de grupos folklóricos que cantan y bailan en honor a la patrona, junto con el ruido de la gente que la acompañan hacen un ambiente entrañable.

Muchos fieles realizan parte del trayecto de rodillas, y también es tradicional la lluvia de pétalos de flores que se realizan desde los balcones de las casas a su pasada por la casa.

Tras escuchar la misa celebrada en la explanada y presenciar la entrada de la Virgen en el santuario, para recargar las fuerzas los romeros realizan la tradicional comida.

Enlace de la imágen destacada : Ver enlace

Compartir con tus amigos